El Quetzal (Una especie en peligro de extinción)

El Quetzal (Una especie en peligro de extinción)

quetzal

 

El quetzal (Pharomachrus mocinno) pertenece a la familia Trogonidae, son aves que habitan en bosques tropicales y subtropicales de América. Los miembros de esta familia derivan de una sola línea ancestral (es un grupo monofiléticos) que se originó en el Mioceno en los territorios actuales de África-Europa-Asia, América es un sitio de diversificación.

Son consideradas dentro de las aves más llamativas del mundo debido a la belleza de su plumaje, hay un marcado dimorfismo sexual, los machos lucen coloraciones vistosas en diversas tonalidades y tiene un tamaño de aproximadamente 35 centímetros de largo, las plumas de la cola miden cerca de 90 centímetros, las hembras en cambio son de colores opacos y pardos además no presenta las largas plumas.

El quetzal (Pharomachrus mocinno), es una especie exclusiva de Mesoamérica, habita en los bosque de niebla (bosques mesófilos de montaña y bosques templados) en el sureste de México hasta el noroeste de Panamá, se reconocen dos subespecies, la norteña P. m. mocinno, que se encuentran desde el sureste de México hasta Nicaragua y la sureña P. m. costaricensis, que se distribuye en Costa Rica y Panamá, las poblaciones están separadas geográficamente por el lago Nicaragua que tiene una superficie de 8 624 km2 que representa una barrera que los quetzales no pueden cruzar ya que según datos obtenidos por radiotelemetría, un quetzal puede desplazarse en vuelo único a una distancia máxima de 30 km.

Varios autores han tratado de explicar la distribución de las poblaciones de quetzales y sugieren que se pueden tomar en cuenta dos procesos evolutivos: el de colonización y el de vicarianza. Si ocurrió un proceso de colonización estando presente el lago de Nicaragua,  entonces los corredores de migración estuvieron representados por bosques de tierras bajas  presentes en la parte oriental del lago,  entonces se puede considerar que los individuos colonizadores vinieron de la parte sur (Panamá), porque en los bosques de la parte norte (México a Nicaragua) es donde actualmente esta el mayor número de especies.

Si fue un proceso de vicarianza lo que explica su distribución, se debe suponer que P. mocinno ocupaba de manera continua toda Mesoamérica, con el tiempo la continuidad se fragmento por el surgimiento de barreras geográficas como el lago de Nicaragua y cadenas montañosas que restringieron estos hábitats.

Se sugiere que posible manera de analizar estas hipótesis es rastreando cambios en los caracteres moleculares, pero la fragmentación y perdida del hábitat puede haber modificado la estructura genética actual, por lo que no se tendría la certeza para validar dichas hipótesis.

Se tomaron en cuenta otros factores, por ejemplo el que es una especie migratoria altitudinal, los quetzales usan a lo largo de su ciclo de vida diferentes tipos de hábitats, por ejemplo los sitios de reproducción están a altitudes mayores a los 1400 m, se encuentran lo largo de Mesoamérica, estos son bosques, en esta etapa reproductiva se han identificado los meses de cortejo (Enero-Febrero), de empollamiento (Febrero-Mayo) y crianza de polluelos (Marzo-Julio).

Al finalizar la etapa reproductiva, migran generalmente de manera independiente (no en pareja) hacia los ecosistemas de menor altitud (entre los 1100 y 1400 m) estos movimientos ocurren a finales del mes de mayo o junio, y puede abarcar entre uno o cinco días o hasta más. Una vez finalizada la migración  los quetzales regresan al territorio de reproducción en donde se reencuentran con su pareja e incluso se puede reiniciar una nueva temporada reproductiva.

Se pensaba que esta migración ocurría por la disminución de los frutos que se incluyen en la dieta de los quetzales, son los aguacatillos silvestres, pero se ha mostrado que no hay una relación significativa en los cambio de abundancia de estos frutos y su migración, porque los quetzales se alimentan también de algunas lagartijas, anfibios e invertebrados.

Aún no se tiene la total certeza de cómo explicar la distribución de estas aves. Se ha reconocido que desde hace algunas décadas el proceso de destrucción del hábitat también se relaciona con estos desplazamientos y la distribución de estas aves. Por ejemplo en el estado de Chiapas se han registrado los efectos en la perdida de hábitats que servían para la reproducción de los quetzales, se encontró que en los últimos 30 años los bosques de niebla perdieron un 78% de su cobertura, esto representa una extinción del 59%  de los sitios de reproducción de los quetzales.

En la mayoría de estas  zonas de distribución hay un número muy bajo de individuos, porque tan solo en la Reserva de la Biosfera El Triunfo en México, La Sierra de las Minas en Guatemala, algunas zonas de Costa Rica y Panamá  en conjunto podrían apenas contener al menos 100 parejas reproductivas. Actualmente en México Pharomachrus mocinno, se encuentra catalogada como una especie en peligro de extinción, A escala global se le considera como un especie en bajo riesgo, argumentando que tiene una amplia distribución.

Entonces esta pérdida y fragmentación de bosques o hábitats representa un aislamiento geográfico y a la vez un aislamiento genético, la grave pérdida del hábitat que los restringe a manchones en potreros, cultivos o poblaciones humanas y el tráfico ilegal son los principales factores que amenazan al quetzal y que los coloca a un paso de la extinción.

Referencias

Sofía Solórzano y Ken Oyama. 2002. El Quetzal: Una especie en peligro de extinción, Biodiversitas, 45: 1-5.

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *